Seguridad ante la crisis


La austeridad se ha convertido en uno de los signos más genéricos de estos últimos años. Desde el año 2008 estamos ante una bancarrota económica que está causando graves lesiones en la estabilidad social lo que repercute en el desarrollo y la evolución de todo nuestro país y por tanto en las personas que viven en él. Conseguir dinero rapido http://www.creditoparticular.com/dinero-rapido/ 

La convivencia social está totalmente desestructurada debido al estallido económico que ha causado una inestabilidad inigualable en la historia de nuestra democracia. Estamos ante una regresión que a parte de favorecer a todo tipo de recortes económicos y sociales incide en los derechos que se han ido ganando tras la dictadura.

Encontrar medidas solventes ante el desamparo económico es bastante complicado puesto que las ayudas gubernamentales son prácticamente escasas y los bancos no ofrecen medidas plausibles para las familias. Ante ello, múltiples entidades de créditos y préstamos han crecido como la espuma puesto que ofrecen dinero rápido o urgente.

Estas entidades se han erigido como instrumentos de gran valor para poder desafiar las distintas adversidades a las que se enfrentan. Somos testigos y protagonistas de un panorama totalmente desolador donde la gran mayoría de personas se siente desamparada al ver que no hay soluciones y medidas contundentes para poder solucionar una situación que llevamos años y años arrastrando y que parece no mejorar.

Desde la instauración de la democracia esta situación es la más conflictiva y grave que ha padecido y padece nuestra sociedad. La gestión de nuestros políticos carece totalmente de sentido puesto que los recortes que se han llevado a cabo ponen de relieve el retroceso tan extremo al que hemos llegado.

Para salir de esta situación es necesario que nuestros políticos se dediquen a realizar medidas y leyes que amparen a los más desfavorecidos y tengan en cuenta la cruda realidad de centenares de miles de familias de todo el país.

Es evidente que nuestros políticos no son capaces de vislumbrar ni concienciarse de la realidad que estamos viviendo y que muchos más que vivir lo que intentan es sobrevivir ante las duras adversidades a las que se enfrenta continuamente.

Las reformas laborales también han influido de forma extrema puesto que los trabajadores salen totalmente desfavorecidos. Además, las subidas de impuestos y la carencia de subvenciones repercuten para el sostenimiento básico de centenares de familias.

Para contrarrestar los grandes males de la crisis económica es imprescindible llevar a cabo medidas basadas en lo que sucede realmente en nuestra sociedad. Estamos ante una lucha en la que la gran mayoría se siente totalmente desprotegida por sus representantes políticos y es precisamente por ello que toda la sociedad debe coger la sartén por el mango y luchar por unos derechos que nos han sido arrebatados.

A pesar de estar en el siglo XXI parece que hayamos retrocedido como cangrejos y por ello debemos batallar para lograr una estabilidad para el desarrollo y la evolución de las personas que viven y conviven en este país en lugar de estar intentando sobrevivir en condiciones bastante lamentables.